¿Quién soy? Time’s up y Hedbanz (2-12 jugadores)

Reglamento – Quién soy

Os dejamos a continuación dos juegos clásicos donde cada jugador tiene asociado un matemático. ¿Sabréis adivinar de qué matemático se trata?

Cartas necesarias del Divermazo utilizadas: jugaremos a estos juegos con el Divermazo completo, sin fijarnos en ningún índice en concreto, pues sólo nos interesarán los matemáticos.

Tiempo de juego: 30-40 minutos.

Autores: versiones adaptadas de los juegos, bastante populares, «Time’s up!» de Peter Sarret y “Hedbanz” de Spin Master.

 

Objetivo del Time’s up!

El objetivo será hacer adivinar al resto de jugadores los matemáticos que aparecen en las cartas del Divermazo. Primero tendrás que describirlos sin nombrarlos, luego sólo podrás definirlos con una única palabra, y por último, sin hablar, usando la mímica.

Preparación del Time’s up!

Se recomienda jugar por equipos, mínimo de dos personas cada equipo. En cada turno un jugador tratará de transmitir a su equipo el matemático de la carta que tiene en la mano.

En este juego se necesita un contador de tiempo, ya sea un reloj de arena o un cronómetro.

Barajamos el Divermazo y acordamos a cuántas cartas jugar. Se recomienda escoger entre 5 y 8 cartas por jugador.

Desarrollo del Time’s up!

Una partida del Time’s up consta de tres fases. En todas ellas se jugará hasta agotar el mazo acordado entero. Cada fase acaba cuando se han agotado todas las cartas.

Dentro de una fase cada equipo jugará por turnos. Un jugador cogerá una carta del mazo situado al centro de la mesa y tendrá que hacer lo posible para que el resto de compañeros de equipo adivinen el matemático que le ha tocado. Cuando alguien lo adivine, cogerá la carta y la pondrá frente al equipo, contando como puntos acumulados que se sumarán al final de la fase. El quipo tendrá 30 segundos para adivinar el máximo número de matemáticos posible.

Veamos las diferencias que existen entre las tres fases:

  1. En la primera fase el jugador en turno puede describir al matemático sin decir su nombre ni similitudes fonéticas. No hay límite de intentos a la hora de adivinarlo, pues no podrán coger una nueva carta hasta que un compañero de su equipo acierte el matemático en cuestión.
  2. Cuando ya se han adivinado todos los matemáticos se cambia de fase. Se recuentan los puntos ganados por cada equipo, se anotan, y se barajean de nuevo todas las cartas. Repetimos el procedimiento de la primera fase con la siguiente diferencia: en esta fase el jugador en turno tiene que describir al matemático que le toque diciendo una única palabra. En esta fase el jugador en turno puede decidir pasar la carta, colocándolo de nuevo al fondo del mazo. Además, el equipo tiene una sola oportunidad para adivinar el matemático, ya que si falla, se pasa esa carta directamente al fondo del mazo y el jugador coge una nueva carta. Así, hasta agotar los 30 segundos.
  3. Para la tercera fase volvemos a recontar puntos y barajear las cartas. En esta última fase el jugador que tenga que describir a los matemáticos no podrá hablar. Tendrá que hacerlo todo mediante mímica, con gestos y sonidos. Como en la fase anterior sólo habrá una oportunidad y, además, el jugador en turno podrá pasar la carta al fondo del mazo.

Puntuación del Time’s up!

La partida finaliza al terminar las tres fases. Se suman las puntuaciones de las tres rondas y se proclama un ganador.

 

Objetivo del Hedbanz

En este caso cada jugador juega solo, no por equipos. El objetivo será adivinar el matemático que me ha tocado al repartir las cartas. Para ello, sin ver la carta, tendré que hacer preguntas a los demás jugadores para descubrir quién se esconde detrás de mi carta.

Preparación del Hedbanz

Para comenzar el juego se repartirá una carta a cada jugador. Pero cuidado, ¡nadie puede mirar su carta! El resto de cartas se colocará en el centro de la mesa. Como en el juego anterior, debe acordarse a cuántas cartas jugar.

Desarrollo del Hedbanz

Se jugará por turnos. En cada turno, debo mostrar mi carta a los demás compañeros para que me respondan a una pregunta. Sólo podré hacer una pregunta que pueda ser contestada con SI o NO. Los demás jugadores contestarán diciendo la verdad, y pasará el turno al siguiente jugador, que enseñará su matemático y procederá de igual manera. Es importante recordar las contestaciones a las preguntas de turnos anteriores para no perder el tiempo formulando preguntas ya realizadas. Así, irán haciéndose preguntas hasta que un jugador adivine su carta. Cuando haya descubierto el matemático que le tocó, cogerá una nueva carta del mazo, comenzando otra ronda de preguntas para adivinar la nueva carta.

Puntuación del Hedbanz

La partida finaliza cuando nos quedamos sin cartas en el mazo. Es entonces cuando los jugadores cuentan cuántos matemáticos han adivinado, proclamándose ganador aquel que ha tenido más aciertos.

Deja un comentario

Demuestra tu capacidad matemática *