Los lunes perdidos de Febrero

Todos aquellos que hayáis adquirido nuestro calendario seguramente habréis notado un vacío dentro del mismo. Hemos querido incluir en el mes de Febrero, mes dedicado a Februus, dios de la purificación, una actividad para que purifiquéis vuestro calendario añadiendo la pieza que podréis descargaros a continuación, y de paso contaros ciertas curiosidades en torno a esta columna vacía del calendario. ¡Seguid leyendo antes de pegar la pieza!

Los lunes perdidos de Febrero

DESCARGAR

Enviar enlace de descarga a:

Confirmo que he leído y acepto la condiciones de la Política de privacidad.

Quiero recibir notificaciones de nuevos materiales gratuitos, actividades, sesiones de formación y divulgación de Divermates.

Con esta pieza vamos a realizar un pequeños experimento, pero antes queremos enseñaros unas cuantas cosas sobre los matemáticos que aparecen en las casillas perdidas. Como podéis ver, durante los lunes de Febrero se celebraría el cumpleaños de Galileo Galilei y de Daniel Bernoulli, dos grandes genios de la ciencia que hicieron brillantes aportaciones en el campo de las matemáticas.

Daniel Bernoulli

Daniel Bernoulli fue, además de matemático, estadístico, físico y médico. Perteneció a una gran saga de científicos y matemáticos, si buscas en este calendario encontrarás a más miembros de su familia. En la rama de las matemáticas, Daniel hizo grandes aportes en la teoría de probabilidad. Sin embargo, quizá su mayor aportación a la historia de la ciencia es el conocido “Principio de Bernoulli”, un principio de la dinámica de fluidos que es fundamental, por ejemplo, para entender porque vuelan los aviones.

Si ya habéis recortado la pieza, os vamos a pedir que la acerquéis a vuestros labios, colocándola en posición horizontal, de forma que el extremo más lejano a los labios caiga hacia abajo por su propio peso. Si ahora sopláis por debajo del papel, éste se levantará por el efecto del soplido, como es esperable. Sin embargo, si en vez de soplar bajo el papel sopláis por encima de él, veréis que ocurre exactamente lo mismo. Vamos a dejaros un vídeo a continuación para intentar explicar de una forma más clara cómo realizar este experimento y por qué sucede este fenómeno.

Por cierto, aunque el principio de Bernuolli fue enunciado por Daniel Bernoulli, el científico que dedujo la “Ecuación de Bernoulli” hasta la forma en la que hoy la solemos encontrar fue el genial Leonhard Euler, otro personaje que también encontrarás por las páginas de nuestro calendario.

Galileo Galilei

El otro personaje interesante que aparece entre los lunes de febrero es el gran Galileo Galilei. Hay una curiosidad entre las fechas de estos “días perdidos” y la figura de Galileo. Los números que han desaparecido del calendario son 1, 8, 15, y 22. Galileo nació un 15 de febrero (15/2) y murió un 8 de enero (8/1), lo que en la práctica cubre todas las cifras que aparecen en las fechas.

Si os fijáis en la pieza impresa, podréis observar que hay unas líneas más gruesas. Esas líneas forman el blasón del apellido Galilei.

Como ya sabréis el lunes es el día de la semana dedicado a la Luna. En nuestro calendario faltan exactamente cuatro lunes, cuatro “lunas” que corresponden a uno de los grandes descubrimientos de Galileo, las “lunas galileanas”, las cuatro lunas del planeta Júpiter, los primeros satélites descubiertos en otros planetas que pueden ser observadas con un telescopio pequeño, o incluso con unos prismáticos. Galileo fue el primer científico que utilizó un telescopio para mirar los astros. Al enfocar hacia el cielo nocturno descubrió que lo que hasta entonces se consideraban “estrellas errantes” no eran tales estrellas, sino que en realidad eran planetas. Uno de ellos, Júpiter, el más voluminoso de nuestro sistema solar, mostraba además la presencia de cuatro puntos brillantes que orbitaban a su alrededor. Estos puntos son las lunas galileanas: Ío, Europa, Ganímedes y Calisto.

Habría que destacar que en la actualidad conocemos más de 70 lunas de Júpiter. Se ha observado que incluso hay algunas que orbitan en dirección contraria a las demás, hecho que inicialmente resultó sorprendente, aunque en la actualidad hay diversas hipótesis que explican ese comportamiento. Sin embargo, la masa de las cuatro lunas galileanas es más del 99% de la masa total de las lunas de Júpiter. De hecho desde su descubrimiento en 1610 por Galileo hasta 1829 no se observó ningún otro satélite en Júpiter. En concreto la luna Ganímedes es más voluminosa que el planeta Mercurio. Ganímedes, concretamente, tiene una masa aproximada de 15·1022 kg  (15 y 22, dos números de nuestros lunes perdidos).

´Otra de las lunas, Europa, nos muestra algunas evidencias de presentar una corteza de hielo que recubre una capa de agua líquida. De esta forma se abre la posibilidad de que la luna Europa tenga algún tipo de vida. Puedes encontrar más información sobre este hecho pinchando aquí.

Estos cuatro satélites galileanos fueron muy importantes para que Galileo justificase las evidencias de que el sistema solar era heliocéntrico como había afirmado antes Nicolás Copérnico (también en nuestro calendario). Además, sirvieron para que Galileo propusiera una solución al problema de la longitud, problema que hacía que la navegación en alta mar fuese muy peligrosa, y que se resolvió con la ayuda de algunos otros matemáticos importantes que aparecen en el calendario.

Martin Gardner y el Dr. Matrix

Todo lo que acabas de leer es un pequeño homenaje al divulgador Martin Gardner y a su obra “Los mágicos números el Dr. Matrix”. En ella, Gardner narraba los encuentros con el Dr. Matrix y una gran cantidad de curiosidades basadas en la numerología. Gardner escribió este libro a modo de parodia, intentando justificar que se pueden encontrar gran cantidad de curiosidades y relaciones en cualquier conjunto de números dados, sin que ello implique ningún tipo de “plan divino” que relacione esos números previamente.

En realidad en ningún caso teníamos previsto que esta “columna de lunes” desapareciese del calendario. Simplemente hubo una errata durante el proceso de diseño y esa columna desapareció. Después intentamos buscar una colección de curiosidades numéricas y gráficas que pudiésemos relacionar con la desaparición de esa columna, intentando que  pareciese que todo era un plan desde el comienzo, cuando realmente no lo es. Eso sí, todo lo que os hemos contado es cierto, todos los datos son reales y todas las afirmaciones son veraces, excepto la idea, que por otra parte nunca hemos afirmado, de que habíamos pensado todo este plan antes de imprimir el calendario y no después, como en efecto ha sucedido.

Pero si no nos crees aquí te dejamos el siguiente desafío:

Elige cualquier columna del calendario y comparte con nosotros todas las curiosidades que seas capaz de encontrar entre los personajes y los números que allí aparecen. Verás como cualquiera es capaz de convertirse en el Dr. Matrix y encontrar curiosidades inexplicables en cualquier sitio.

Deja una respuesta

Demuestra tu capacidad matemática *